Junto a sus vecinas Florencia y Pisa, Siena es la tercera ciudad más importante de La Toscana italiana, a la que por supuesto no nos podemos perder durante nuestra visita.

Aunque muchos puedan creer que no vale la pena os aseguro que os impresionará. La visité dos veces y es una de mis ciudades italianas preferidas. Pequeña pero muy acogedora, Siena es una joya toscana. Un día sería suficiente para ver lo principal de ella.

Esta antigua ciudad medieval, cuyo centro histórico ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad en 1995 por la UNESCO, está distribuida por una de las tres colinas donde se establece.

Qué ver en Siena

Al dirigirnos al centro de la ciudad encontramos, en primer lugar, con la vía que rodea la fortaleza y sus jardines. Desde ahí lo primero que veréis será la Basílica de San Domenico, del siglo XIII, pero de poco interés. Junto a ella se sitúa un mirador desde donde podremos disfrutar de una de las mejores vistas de Siena coronadas por la figura de su Duomo.

 

mirador siena

A continuación bajamos por una estrecha calle y tenemos que subir hasta llegar a la Via Bianchi di Sopra. Esta, junto con la Vía de la Cittá, configuran el eje de esta ciudad medieval. Se trata de la calle comercial más refinada de toda Siena junto a la que podemos encontrar la pequeña Piazza Salimbeni, en la que se halla el Palacio Salimbeni. 

Desde la Via Bianchi di Sopra nos dirigiremos hacia el Duomo. Pero antes de llegar a él, durante nuestro recorrido veremos un arco situado a la derecha que nos lleva directamente a la parte más importante de la ciudad: la Plaza del Campo, el corazón de Siena en donde se sita su habitual mercado.

piazza del campo siena

Con forma de abanico, rodeada del Palacio Público, su torre, la “Torre del Mangia”, y de la Fuente de Gaia, nos muestra una plaza abierta con mucha vida desde la que disfrutaremos de lo mejor que Siena puede ofrecernos.

En ella se celebra dos veces al año, el 2 de julio y el 16 de agosto, su evento más importante: el Palio, una particular carrera de caballos de origen medieval. Es singular porque ésta tiene su origen en la Edad Media y conserva hoy en día prácticamente toda su esencia original.

A unos pasos de ella por fin llegamos al Duomo de Siena. Es no de los edificios más espectaculares de Italia gracias a su característico estilo gótico italiano que hace de él una de las catedrales más importantes de todo el país. Su impresionante fachada presenta mosaicos en fondo dorado y su torre es blanca con rayas blancas y negras.

duomo siena

Durante vuestra visita, haceros con un mapa y recorred sus puntos más emblemáticos. La disfrutaréis mucho y estoy segura que os encantará. Dejaros perder por sus callejuelas ¡os vais a sorprender!

 

 


Si queréis seguir de cerca mis aventuras, seguidme en INSTAGRAM y TWITTER y ¡que nunca os falten motivos para viajar!

Ray

 

Pin It on Pinterest

Share This