Oporto, la perla azul de Portugal

El viaje a Oporto fue una de esos que surgen de repente, sin pensarlo. Siempre había tenido ganas de conocer esta ciudad, me habían hablado muy bien de ella pero más que nada creo que quería ir por «tacharla» de la lista de sitios a los que ir. Y la verdad es que me sorprendió mucho y, de saberlo, habría ido antes.

Al encontrarse en Portugal, nuestro país vecino, su cercanía hace que sea una ciudad perfecta para escaparnos un fin de semana, además está muy bien comunicada con España y los precios suelen ser muy bajos para visitarla.

Pequeña, pero con un gran encanto, Oporto no puede compararse con la capital gala, Lisboa, algo muy común entre aquellos que han estado en las dos, ya que creo que ambas tienen su propia esencia y son muy diferentes, sobre todo arquitectónicamente hablando ya que tienen edificios y construcciones únicas. Eso sí, sin perder el ambiente portugués que tanto nos gusta.

Oporto es una de esas ciudades para disfrutarla con calma. Tomarnos un vino con vistas a su ría, disfrutar de una noche de fado, dar una paseo a la orilla del río Duero, comernos una ‘francesinha‘ o un buen bacalao ya que, en este sentido, Portugal entero se disfruta a través de su bellísima y única arquitectura pero también a través de su gastronomía.

Lo que más nos llama la atención a todos los que la visitamos es su arquitectura decorada con su típicos azulejos azules. ¿Os suenan verdad? Cada uno de sus azulejos nos cuentan su propia historia como si, en su conjunto, fueran libros que convierten las fachadas en una gran obra de arte. Fue el siglo XIX cuando se vivió la edad de oro del azulejo. Un material resistente e impermeable y a prueba de terremotos.

¿Dónde encontrarlos? En cualquier parte. Una buena idea es hacer una ruta conociendo su historia mientras recorremos todos los puntos (o los más importantes) de la ciudad donde podemos encontrarlos. Así que buscarlos y dejad que os enamoréis de ellos tan solo son mirarlos 🙂

¿Qué ver en Oporto?

Los puntos más conocidos de Oporto- y que no podéis dejar de visitar- son:

  • Catedral de Oporto, la . Es del siglo XII, pero ha sido reconstruida en muchas ocasiones. Es muy bonita y justo delante hay un mirador con unas vistas magníficas a toda la ciudad. Por fuera no tiene azulejos azules, pero sí en su claustro.

  • Iglesia de San Ildefonso. Es de las más conocidas y se ha convertido en uno de los símbolos de la ciudad sobre todo en las redes sociales. Su principal característica es su fachada decorada con unos 11.000 azulejos en azul y blanco y sus dos campanarios que la convierten en una bellísima construcción de estilo barroco.

  • Capela das Almas. Es para mí una de las más bonitas y toda su fachada esta cubierta de los características azulejos azules y blancos de la ciudad. No dejéis de incluirla en vuestra ruta por la ciudad gala.

  • Estação de São Bento. Es de principios del siglo XX destaca por sus preciosos murales de compuestos de más de 20.000 azulejos azules. Esta estación de tren está considerada como una de las más bonitas del mundo y creo que es una parada obligatoria, incluso si no vais a coger coger el tren.

  • Iglesia y Torre de los Clérigos. La Iglesia de los Clérigos está coronada por una torre, la Torre de los Clérigos que es uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad. Es la torre más alta de Portugal y para subir a ella hay 200 escalones. Pero merece la pena ya que desde ella tendréis las mejores vistas panorámicas de toda la ciudad. La entrada a la Iglesia es gratuita pero subir a su torre cuesta 3€. 

  • Puente Don Luis I. Fue inaugurado en 1886 y es uno de los símbolos más bonitos de la ciudad. Es un curioso puente metálico que tiene dos pisos, transitado por metro y coches, y podemos cruzarlo a pie tanto su parte superior como inferior. Si lo hacéis, mejor por la parte de arriba y al atardecer. ¡Os aseguro que será un momento inolvidable!

Y además…

Oporto es una ciudad que se ve en poco tiempo así que podéis aprovechar para disfrutarla también desde otras perspectivas, cogiendo un “rabelo“ por el río Duero, unos barcos de madera que se utilizaban para transportar el vino, subiendo a sus miradores, o cogiendo sus teleféricos: el Funicular dos Guindais conecta la Ribeira (orilla del Rio) con el barrio de Batalha (en la zona alta) o el Teleférico de Gaia, que une el centro con la zona de Vila Nova de Gaia.

En Vila Nova de Gaia se encuentran las bodegas de vino y es una parte de Oporto diferente y con esencia propia. Podemos callejear por sus calles y entrar en alguna bodega donde conocer todo el proceso de elaboración del vino con denominación de origen de Oporto. Hay algunas que son muy conocidas, como Graham’s, Sandeman o Ferreira.

La calle de Santa Catarina, es la calle comercial principal del centro de la ciudad. Además encontramos lugares perfectos donde probar platos de la gastronomía portuguesa así como la cafetería más famosa de Oporto y de las más elegantes -y caras- de Europa: Majestic, un pintoresco café de los años 20. Yo no entré, solo asomé la cabeza, y ya desde fuera puedes ver el glamour del lugar.

Librería Lello  abrió sus puertas en 1906 muy visitada por los amantes de la saga de Harry Potter, ya que sus escaleras centrales son muy similares a las de Hogwarts y se dice que su autora se inspiró en ella al escribir sus libros. Está situado en el centro de Oporto, cerca de la Torre de los Clérigos, pero ha cogido tanta fama que está masificada de turistas.

Qué ver alrededores de Oporto

Viajar en coche es la mejor forma de conocer ciudades que hay por lo alrededores. Si no viajáis en coche, alquilar uno también puede ser muy buena idea si queréis conocer alguna ciudad cerca. Yo aproveché para visitar Aveiro y me acerqué a conocer sus casitas de rayas en la playa, aunque me quedé con ganas de ir a Águeda, que está muy cerquita. A ver si para la próxima!!

Consejo si viajáis en coche por Portugal

Aunque ya había estado en otra zonas de Portugal, nunca había ido en coche y nos llevamos una gran sorpresa acerca de los peajes automáticos que tienen en nuestro país vecino. La verdad es que tengo que reconocer que para mi escapada a Oporto no busqué demasiada info y quizás me habría venido muy bien.

Así que os pido que, si es vuestro caso y es la primera vez que viajáis en coche, os informéis bien sobre el sistema de peajes que tienen. A grandes rasgos, por las autopistas veréis unos carteles con «precios» y también arcos por los que pasaréis por debajo sin apenas daros cuenta de que tienen cámaras. Esas cámaras son peajes automáticos que captan la matrícula de los coches que tienen que estar asociadas previamente a una tarjeta bancaria, de la que irán descontando automáticamente el importe los peajes.

Así se las gastan en Portugal, y si no queréis llevar un susto o que os lleguen una multa a casa por «no pagar» echad un vistazo en esta página y así saber cómo podéis hacer para pagar esos peajes. Os dejo aquí la página oficial.

Dónde alojarse en Oporto

Para esta mini escapada, cogimos un alojamiento con Airbnb que recomiendo muchísimo. Aunque no estaba en el centro, la localización era genial y de precio estaba muy bien. Además, el anfitrión es muy atento, tenía todo muy limpio, nuevo y nos dejó vino de Oporto. Estas cosas se agradecen mucho la verdad. Os dejo el link por si queréis echar un vistazo al alojamiento.

Espero que os decantéis por Oporto y que la visitéis muy pronto. Mucha gente suele preguntar que entre Oporto y Lisboa cual es la preferida, o la mejor, o la más bonita. Yo no sabría decidirme ya que cada una tiene su encanto y esencia propios y si pudiera me quedaría con las dos.

 

Si queréis seguir de cerca mis aventuras, seguidme en INSTAGRAM y TWITTER y ¡que nunca os falten motivos para viajar!

Ray

101 motivos para viajar

¡Hola! Soy Ray. Periodista. Viajo desde mi primer año de vida, pero lo empiezo a contar solo a partir del año 2014, cuando nace 101 motivos para viajar. ¿Te unes a esta aventura interminable?

También te puede interesar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.