Alemania,Viajar sola

Colonia: una de las ciudades con más color de Europa

Colonia, Colonia… qué lugar de ensueño. Los que me leéis/seguís desde hace tiempo, sabéis lo mucho que me flipan las ciudades llenas de color. Cuántas más fotos veía de esta ciudad más ganas tenía de conocerla.

Así que un vuelo de vuelta a Madrid barato me hizo incluirla en mi viaje sola durante la Semana Santa de 2019. Volé a Frankfurt y volví por Colonia, y fue perfecto para poder por fin conocerla. Aún más perfecto fue cuando el tiempo que me hizo en esas fechas no podía ser mejor: 26 grados en pleno abril y ¡en Alemania! Quién me lo iba a decir…

Colonia es perfecta para una escapada de fin de semana, así que no perdáis la oportunidad de conocer esta preciosa y colorida ciudad, que aún conserva en sus calles restos romanos.

¿Qué ver en Colonia?

No quiero haceros la típica lista de los puntos turísticos que tenéis que ver en Colonia, porque esto lo podréis encontrar en cualquier blog. Os dejo una lista de mis lugares favoritos y que, en mi opinión, son los que hay que ver en Colonia sí o sí y no os los podéis perder.

Si queréis verlos sin mucha gente, una vez más hay que aplicar la regla de oro: ¡madrugad! Colonia es una de las ciudades en las que me he encontrado con más masificación de turistas en sus puntos turísticos.

Catedral (Kölner Dom). Imposible verla y no quedarse boquiabiertos. Declarada Patrimonio de la Humanidad en 1996, tiene nada más y nada menos que 157 metros de altura y 144 de longitud, lo que la hace la más grande de Alemania, además fue el edificio más grande del mundo hasta 1884. Así es por lo que se ve prácticamente desde cualquier punto de la ciudad.

Es de estilo gótico y es importante porque alberga en su interior las reliquias de los Reyes Magos, por eso recibe a miles de peregrinos cada año. Y lo mejor de todo es que visitar el interior de este espectacular monumento es ¡¡GRATIS!! Si queréis vistas panorámicas a toda la ciudad, por 3€ podéis acceder a su torre, aunque para ello también tendréis que subir 500 escalones…

Puente Hohenzollern. Atravesado por el Rin es, junto a la catedral, el símbolo de la ciudad.  Fue construido entre 1907 y 1911, pero durante la Segunda Guerra Mundial fue totalmente destruido y reconstruido en 1948 cuando, además, se permitió que fuera cruzado por los peatones.

Cruzar este imponente puente, de 409 m de largo, y ver cómo el Rin se queda bajo nuestros pies es una sensación increíble. Además, el puente está lleno de candados de enamorados que sellan su amor, como pasa en otros puentes conocidos del mundo, lo que le da muchísimo color. Os recomiendo ir pronto porque luego se llena de turistas y no se vive de la misma manera. 

¿Y qué me decís de las vistazas que hay al otro lado del río?

View this post on Instagram

~Find your soul, wherever you go ✨ 📍Colonia. Alemania🇩🇪 . . . Pasear por las calles de Colonia bajo el sol que ya calentaba en abril, contemplar cada uno de sus bonitos y coloridos rincones, disfrutar de un atardecer sentada a la orilla del río Rin…fueron para mí momentos de mucha paz. No sé por qué, pero hay lugares que por una razón u otra son capaces de hacernos sentir en casa. ¿No creéis? ¿Qué lugares os han transmitido paz incluso cuando no la buscabais? . . . Para mí la semana se acaba hoy! 🥳En Madrid tenemos dos días de festivo y además tengo otro extra en el trabajo. Esta vez me quedo por aquí y aprovecharé para visitar alguna ciudad cerca que no conozco. ¿Me acompañáis?☺️

A post shared by R A Y 🌸 | Travel Blog (@101motivosparaviajar) on

Ayuntamiento (Rathaus). Es el más antiguo de toda Alemania y otro de los edificios más impresionantes de la ciudad. Se encuentra entre las plazas Rathauplatz y Alter Markt. 

Alter Markt. Significa antiguo mercado y es en esta plaza donde se asentaba su mercado medieval. Sin duda es uno de los lugares más auténticos de Colonia y, como no, lleno de color.

Great St. Martin. Esta iglesia de estilo románico es otro de los imprescindibles que hay que ver en Colonia. Sustituye una antigua iglesia del siglo II que se quedó destruida en un incendio. Su situación es muy curiosa porque su arquitectura contrasta mucho con las casas de colores que hay justo a su lado y que tantas veces habréis visto en fotos convirtiéndose estas en otro símbolo de la ciudad, en mi opinión. 

Se encuentran en la Fish Market, una plaza muy pequeña rodeada de restaurantes y que está justo delante del río.

 

Al final de la tarde, cuando empiece a caer la noche, es típico en Colonia cruzar el puente, sentarse al otro lado a las orillas del río y disfrutar del bonito atardecer. Si el tiempo os lo permite, os aseguro que esa preciosa estampa, con su puente y su catedral de fondo, se quedará grabada en vuestra retina.

Y si queréis uniros al espíritu alemán, no dejéis de llevar vuestra cerveza y disfrutarla mientras contempláis este precioso momento, perfecto también para descansar un poco después de todo el día de turismo por la ciudad.

Museo del chocolate

¿Alguien más amante del chocolate por aquí? En mi último día en Colonia me sobró algo de tiempo y me pareció buenísima idea visitar el Museo del Chocolate, porque llevaba años queriendo ir a alguno y al final nunca tenía tiempo.

¿Habéis visto alguna vez cómo se hace el chocolate delante de vuestros propios ojos? ¿De dónde viene? ¿Los tipos que hay? Es también un buen plan para hacer con niños. Allí podréis crear vuestra propia tableta de chocolate. Eso sí, aunque ¡me encantó la experiencia!, si no os sobra tiempo creo que es totalmente prescindible.

De compras en Colonia

Colonia también es un lugar ideal para ir de compras, si os gusta. Aunque cuando yo fui estaba todo cerrado, porque coincidió con domingo y lunes festivo. Las calles comerciales principales son Hohestrasse y Schildergasse, esta última es la calle más importante de Europa en cuanto a tiendas. Ambas calles se corresponden con las antiguas avenidas que la cruzaban en época romana.

Dónde comer en Colonia

Como yo viajaba en modo lowcost y era la última parada de mi viaje en Semana Santa, opté por comer también lowcost (puestos callejeros, take away, super…). Pero lo cierto es que Colonia cuenta con una gran variedad de lugares donde comer y asequibles a todos los bolsillos.

El único restaurante en el que estuve fue el de Früh am Dom, el más conocido y recomendado de la ciudad, donde podréis disfrutar de la buena gastronomía alemana así como de su cerveza artesanal. Y lo mejor de todo es que no me pareció nada caro. Muy recomendable.

Dónde dormir barato en Colonia

Hostel “die wohngemeinschaft”

No sé si serían las fechas o simplemente porque Colonia no es muy barata, pero opté por alojarme en un albergue en mi visita a la ciudad básicamente porque fue lo más barato que encontré (25€ la noche). En la parte de abajo tienen un pub y ahí también podréis tomar algo/cenar y hacer algo de vida social si lo deseáis.

Lo que más me gustó de este alojamiento fue su ambiente joven y que cada habitación está decorada de diferente manera y cuenta una historia (por ejemplo la mía era la habitación de un antiguo grupo de amigas bailarinas que “habían vivido” allí en el pasado). Me gustó tanto que os digo que no quería volverme porque me sentía como en casa, y esto no me suele pasar en albergues la verdad…Así que, aunque no está muy cerca del centro caminando (unos 30 min), si buscáis un albergue muy top, tranquilito, nuevo y limpio en Colonia os lo recomiendo, porque además se llega fácilmente al centro en transporte público.

Qué ver en los alrededores de Colonia

Ya os conté en el post de mi visita al castillo de Burg Eltz y a Cochem lo fácil que es moverse en tren por Alemania y alrededores. Así que, si contáis con más días, os recomiendo aprovechar para acercaros a otras ciudades del país cercanas, o incluso podéis ir a otro país vecino como Luxemburgo (como hice yo), Bélgica, etc… Creo que es una buenísima opción para conocer algún lugar nuevo 🙂


No os olvidéis que siempre hay que viajar con seguro de viaje para vivir vuestra experiencia al máximo sin preocuparos por nada. Aquí os dejo 5% de descuento para contratar el vuestro con MONDO.

Podéis seguir mis aventuras por el mundo sola o acompañada también en INSTAGRAM, TWITTER FACEBOOK

101 motivos para viajar

¡Hola! Soy Ray. Periodista. Viajo desde mi primer año de vida, pero lo empiezo a contar solo a partir del año 2014, cuando nace 101 motivos para viajar. ¿Te unes a esta aventura interminable?

También te puede interesar...

¡Déjame un comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.