Una de las cosas que más me gustan cuando viajo a países diferentes al mío es probar su gastronomía. Como bien se dice, la mejor forma de conocer realmente una cultura es a través del paladar. No sé si es porque a mí me encanta comer, y como de todo, pero creo que es verdad. ¿Estáis de acuerdo? 😛

Y es por eso que si alguien me preguntara qué es lo que más me ha gustado de Marrakech, entre otras cosas, elegiría su comida. Aunque en alguna ocasión me ha parecido incluso que le faltara algo de sabor, creo que la gran variedad de especias que utilizan en la elaboración de sus platos les dan, aparte de mucho color, un sabor y un olor exquisito.

Mucha gente dice que la comida marroquí suele ser picante, pero esta no suele ser la característica principal de sus platos. De hecho, para mí ninguno de los platos que comí allí me lo pareció.

¿Qué platos de la gastronomía marroquí son los que deberíais de probar si viajáis a Marruecos?

Los platos imprescindibles de la gastronomía marroquí

En la gastronomía marroquí hay algunos platos imprescindibles que no os podéis perder si visitáis el país. Es interesante saber que muchos de los ingredientes que hoy aportan tanto sabor y olor a la cocina marroquí, fueron introducidos de la mano de bereberes, árabes, moros y franceses a lo largo de la historia de Marruecos y sus colonizaciones.

Entrantes

Los entrantes típicos de la cocina marroquí suelen ser ensaladas, tanto calientes como frías. Las de berenjenas, llamadas Zaaluk, son las más conocidas. En mi visita a Marrakech probé en dos ocasiones la “ensalada marroquí”, hecha a base de tomates, muy parecida a lo que sería una vinagreta pero con más sabor.

Plato principal

Los platos principales de la gastronomía marroquí suelen ser cuatro: Tajine, cuscús, pastilla y sopa. Yo probé principalmente los dos primeros.

Tajine

Este plato adopta su nombre del recipiente en el que se cocina, el tajine, hecho de barro cocido y suele estar cubierto por una tapa de forma cónica. Estos guisos tradicionales pueden cocinarse con diferentes ingredientes, como verduras, ternera, cordero, pollo o pescado, y se condimentan siempre con una gran cantidad de especias que aportan a este plato mucho sabor y un olor fabuloso, que se percibe nada más que se levanta la tapa del tajine.

Tajine de pollo con cuscús

Tajine de albóndigas

Cuscús

La forma en que se prepara la sémola seca para la elaboración del cuscús en la cocina marroquí, hace que sea mucho más esponjosa que las que se suelen emplear en otros lugares del mundo. Esto le aporta al cuscús marroquí una textura más tierna y sabrosa. Se suele acompañar de carne (ternera o pollo) y/o guiso de verduras. La tradición dice que hay que comerlo los viernes y con la mano derecha.

Postres (y té)

Entre ellos predominan las almendras, los pistachos, las nueces, el coco y la miel. Son muy dulces y los marroquíes siempre los acompañan del típico té marroquí de menta. El té marroquí también es un símbolo de hospitalidad y es lo primero que ofrecen en sus casas a los invitados.

Si os gusta probar sabores nuevos, ¡no dudéis en optar por los exquisitos platos de de la gastronomía marroquí!

Si queréis seguir de cerca mis aventuras, seguidme en INSTAGRAM y TWITTER y ¡que nunca os falten motivos para viajar!

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: