¿Qué podemos hacer para practicar un turismo más responsable?

Es cierto que siempre me han interesado los temas sobre el medioambiente, pero nunca antes me había planteado que yo no lo estaba haciendo nada bien en lo que a cuidarlo se refería, y menos aún que debía empezar a practicar un turismo más responsable que el que venía haciendo hasta el momento.

Gracias a algunos perfiles de Instagram que descubrí hace un tiempo, empecé a abrir los ojos y a darme cuenta de que tenía que cambiar ciertos hábitos y actitudes durante mis viajes. Nadie nace sabiendo y reconocer que lo estaba haciendo mal fue el comienzo de todo.

Cambiar hábitos a veces puede ser difícil, y puede suponer un gran reto para muchos. En mi caso, soy alguien que siempre me adapto bien a las situaciones y poco a poco empecé a interesarme e informarme más sobre el tema. Cuidando el medioambiente y nuestro entorno también nos estamos cuidando a nosotros mismos y, no sé vosotros, pero a mí me encanta cuidarme.

Cambiando hábitos

Esos cambios de hábitos empezaron primero en casa, en primer lugar reciclando (lo que muchos ya lo hacen desde siempre, pero yo nunca lo había hecho…), y más tarde empecé a reducir plásticos y la generación de residuos en mi día a día, en la medida de lo posible.

Fue entonces en mi viaje a Tailandia (julio 2019), a raíz de la gran cantidad de plástico que consumía cada día, cuando me di cuenta que esos nuevos hábitos adquiridos en casa también debían formar parte de mis viajes, lo que implicaría hacer cambios en mi forma de viajar, no solo con la reducción de plásticos sino en todas mis formas de relacionarme con el entorno (personas, animales, naturaleza…), aunque por aquel entonces ya era consciente de muchas cosas que había estado haciendo mal en el pasado.

Tan solo con información veraz lograremos entender lo que no hemos estado haciendo bien hasta ahora para tratar de cambiarlo, y así ser respetuosos con el medioambiente, las personas, los animales y nosotros mismos, en cualquier lugar del mundo. Y para ello, Internet y las redes sociales serán siempre nuestros mejores aliados hoy en día para un turismo responsable.

A veces nos cuesta verlo porque implica un cambio de mentalidad. Y cuando nos damos cuenta de que lo que creíamos que era normal no lo es, a mucha gente le cuesta y sigue negando que lo está haciendo mal.

Por ejemplo como es el caso del maltrato animal. Suele pasar con alguna actividad que solíamos ver como normal. Pensamos que esto no pasa cerca de nosotros, pero nada más lejos de la realidad. Os pongo algunos ejemplos:

Paseo a caballo en Sevilla
Paseo en camello en Lanzarote

¿Qué podemos hacer para viajar de forma más responsable? Algunos ejemplos:

Animales

  • Bajo ningún concepto debemos fomentar la explotación animal ni cualquier tipo de actividad que implique animales. Recuerda: si estás pagando para que un animal realice cualquier tipo de actividad, estarás fomentando este tipo de turismo y, por lo tanto, el maltrato animal.

Aunque a simple vista parezca que ese animal (salvajes, en la mayoría de las ocasiones) pueda estar bien y sea feliz, piensa en todo lo que ha tenido que sufrir para que hoy obedezca a un humano. El lugar de los animales es en plena libertad y no satisfaciendo las necesidades de los turistas.

  • Nunca paguéis para que os transporten en elefantes, camellos o caballos. Los animales NO son nuestro medio de transporte, aunque lo fueran en la antigüedad y, en el caso de los camellos, lo sigan siendo para los que viven en el desierto. A partir del momento que pagamos por ese paseo estamos contribuyendo a ello.

  • Di no a los espectáculos o actividades que impliquen animales enjaulados, como por ejemplo los circos, zoológicos, acuarios o espectáculos con delfines, focas o ballenas.
El lugar de los animales es en total libertad
  • No sacar fotos a animales cuyos propietarios pretenden sacar algún tipo de beneficio económico de ello (monos, serpientes…).

  • No comprar souvenirs hechos con piel animal, con animales muertos ni os llevéis animales vivos como recuerdo.

  • Si optáis por participar en actividades que implican animales, aseguraros que estos no sufran. ¿Que significa esto? Hay muchas actividades en las que a los animales no se les hace daño. Así que antes de realizarlas debemos asegurarnos que así sea.

  • Asimismo, si queréis bucear con tortugas o nadar con tiburones, aseguraros que lo hacéis de forma responsable y que esta actividad no les suponga algún tipo de estrés y les haga salirse de su hábitat natural. Lo mismo en el caso de los safaris.

Donde hay animales, bien sea en una playa, en una selva, en la montaña…debemos ser conscientes de que esa es su casa y nosotros somos los invitados, por lo que debemos respetarla y respetarles provocando el menor impacto posible y evitando molestarles.

Personas

  • Cuando planifiquemos un viaje y contratemos algún servicio, para practicar un turismo responsable debemos buscar aquellas empresas que ofrezcan garantías de calidad y respeto a los derechos humanos y a nuestro entorno.
La visita al poblado de las “mujeres jirafa” es típico en países del Sudeste Asiático. Aunque muchos defienden que siguen usando esos collares para ganarse la vida con la visita de los turistas, la realidad de estas mujeres es otra y mucho más triste de lo que imaginamos.
  • No debemos dar dinero a los niños que están pidiendo o vendiendo algo por la calle, ni fomentar el turismo sexual. Ambas prácticas suelen estar relacionadas con mafias y, pagando por ellas, solo estaríamos contribuyendo a que continúen existiendo y fomentando un turismo cero responsable.
  • Busquemos la inmersión en cada cultura diferente a la nuestra, e respetándolas y escuchando todo aquello que tienen para contarnos.

Medioambiente

  • En los espacios naturales, hay que intentar que la única huella que dejemos sea la de nuestros zapatos. No debemos tirar basuras ni residuos, y reciclar siempre que podamos.

  • En la medida de lo posible, debemos intentar reducir la generación de residuos y, por supuesto, del plástico. Son una importante fuente de contaminación y perjudica gravemente nuestro medioambiente. Si nos tenemos que deshacer de algún residuo, busquemos cómo hacerlo de la manera más limpia posible y que tengamos disponible en nuestro lugar de destino.

  • En ecosistemas sensibles, un buen consejo para un turismo responsable es que nos informemos antes de llegar de cómo podemos causar el menor impacto posible y no degradarlos durante nuestra visita.


									
					
					
							
		

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This