La ‘segunda Venecia‘ es aquella ciudad a la que visitamos y en la que descubrimos algún canal o pequeños puentes y la llamamos así por el parecido con la ciudad que da origen a la expresión, Venecia.

En mi caso no os hablaré de la ‘segunda Venecia’ sino de mi segunda Venecia. Y no, no os hablaré de una ciudad que se parece a la original, sino de la segunda vez que viajé a esta ciudad italiana.

gran canal venecia

La primera vez fue allá por el año 2009, en un viaje de estudios organizado. En aquella época nada era bonito ni nada hacía ilusión. En 2013 tuve la oportunidad de visitar nuevamente la ciudad, gracias a que viví durante 9 meses en Turín, tenía la oportunidad de visitar nuevamente la ciudad de los canales y de las góndolas, que se encontraba a tan solo 4 horas de mí.

Era febrero, eran Carnavales, así que era el momento perfecto para disfrutar nuevamente de ella y, por primera vez, del famoso carnaval veneciano, un sueño más que me quedaba por cumplir.

gondola gran canale venecia

Todo era ilusión, la ilusión pre-viaje de siempre. Pero yo no sabía lo que estaba por llegar: mis deseados carnavales venecianos bañados de frío, lluvia y nieve. No se podía esperar menos de la ciudad de las inundaciones. Y, por si fuera poco, el albergue en el que me alojé dejaba mucho que desear. Aunque eso sí, su situación, en el centro, era perfecta: al lado del Ponte di Rialto, uno de los puntos más emblemáticos de Venecia.

  • Importante: en Venecia se cobra un plus en los alojamientos por cada huésped. Se trata de un impuesto que se cobra a parte del precio del alojamiento, muy común en ciudades italianas.

venecia venezia ponte di rialto   venecia venezia venice mascaras carnaval

Piérdete por Venecia

En Venecia es muy fácil perderse pero también encontrarse. Por eso, desde mi propia experiencia, os recomiendo que no compréis mapa o uséis lo mínimo el GPS. Lo bonito de la esta ciudad es perderse por sus callejuelas, atravesar sus pequeños puentes, un total de 455 que unen sus 120 islas, descubrir cada uno de sus diferentes rincones y esquinas que ofrece. Así es como descubriréis sitios nuevos, porque aunque os perdáis siempre podréis volver a orientaros.

Para ello, por toda la ciudad hay flechas que nos van indicando las direcciones a seguir hasta el centro y hacia los puntos más importantes, tales como Ponte di Rialto o Piazza di San Marco. Por lo que es fácil ubicarnos, y si no siempre podemos preguntar. Lo importante es que no os desesperéis si os veis perdidos, ya que es muy probable que esto pase las primeras veces 😛

Recorrer los principales puntos de Venecia y disfrutar de su ambientazo, tanto en carnavales como en otras fechas, no os llevará más de un día ya que es muy pequeña.

Siguiendo las flechas me dirigí al Ponte di Rialto (como os he dicho antes, era cerca de donde se encontraba mi alojamiento), alrededor del cual hay numerosas tiendas y puestos con souvenirs típicos de la ciudad, entre los cuales muchísimas máscaras capaces de hacernos enamorar de cada una de ellas

Pero ¡ojo!, si queréis escapar de las de mala calidad existen las que son de fabricación italiana y son fácilmente identificables porque llevan un sello en su parte interior, pero también son más caras.

La próxima parada fue la Piazza di San Marco. Esta plaza es, tal y como la definió Napoleón, “el salón más elegante de Europa“, en el cual se sitúan el Palacio Ducal, la Torre del Reloj y la Basílica de San Marcos, el edificio más emblemático de la ciudad que da nombre a la plaza. La Piazza di San Marco, con sus 180 metros de largo por 70 metros de ancho, es increíblemente bonita.

En ella, bajo los soportales, están los famosos cafés venecianos. Son famosos por ser unos de los más caros de Europa e incluso del mundo, muchos de los que sirven están por encima de los 10 euros. Y no es que Venecia sea conocida por sus bajos precios… El café más caro lo sirven en el Caffé Florian, una cafetería muy elegante y la más antigua, lleva sirviendo los mejores cafés desde 1720 y es hoy símbolo de la ciudad.

venezia basilica

En la Piazza di San Marco es donde se concentra la gente disfrazada durante los carnavales, aunque durante el día están por toda la ciudad. Podemos ver todo tipo de disfraces y no solo los típicos trajes venecianos. Los que van disfrazados con ellos son las personas propias de allí, venecianos.

Se dice que las personas conocidas públicamente aprovechan para disfrazarse durante el carnaval para poder pasear tranquilamente por Venecia sin preocuparse de ser reconocidas. Los turistas somos los que primero nos apuntamos comprando de inmediato una máscara 😛 ¡y qué difícil elección! Hay tantas…una más bonita que la otra…

Al lado de la Plaza de San Marcos se encuentra el famoso Ponte dei Sospiri (Puente de los Suspiros). Se trata de un puente cubierto que une el Palacio Ducal con la antigua prisión de la Inquisición. Su nombre se debe a una leyenda que dice que los prisioneros, antes de entrar en prisión, daban su último suspiro mientras miraban por última vez la ciudad a través de las pequeñas ventanas del mismo.

Paseo en góndola

Después de una mañana de compras y cafés, llega el momento del paseo en góndola. Están por todas partes y por eso hay distintos servicios que nos ofrecen dar un paseo en estas famosas ‘barquitas’ venecianas, pero tened cuidado ya que de unos a otros los precios pueden variar bastante.

Yo os recomiendo las que están delante del Hard Rock Café. Allí suelen ser más baratas, pero en todo caso tendréis que ‘regatear’ si queréis ahorraros unos eurillos.

Cada góndola puede transportar un máximo de 6 personas. Así que, si sois pocos, siempre os podéis juntar con otra gente para que os salga mejor de precio. El precio mínimo por montarte en una es de unos 60 euros, a repartir entre sus ocupantes. El trayecto dura alrededor de unos 30-40 minutos.

gondolas venecia   servicio de gondola venecia

gondola    gondolo canal

Venecia es una ciudad llena de historia, diferente, apasionante, mágica, elegante y romántica. Y en Carnavales lo es aún más porque tiene una esencia especial difícil de explicar.

¿Cómo llegar a Venecia?

  • en avión: al Aeropuerto Internacional Marco Polo. Se sitúa cerca de provincia de Mestre. Con conexiones directas a la ciudad.
  • en tren: desde cualquier ciudad italiana. Es conveniente ir a la última parada, que es la Estación de Santa Lucia, situada en el centro de Venecia. Mucha gente opta por hospedarse en la provincia de Mestre, ya que sus precios más asequibles, y de ahí dirigirse a la isla.
  • en coche: en el centro de Venecia no veréis ningún coche circulando por sus calles. Así que es inútil llevarlo. Lo adecuado es aparcarlo en Mestre y dirigirte a la isla veneciana en barco (Vaporetto), tren o autobús.

Tanto si vais en coche, avión o tenéis el alojamiento en Mestre, los trenes hasta el centro de Venecia cuestan 1.20€.

Yo fui en tren desde Turín y me bajé directamente en la estación de trenes de Santa Lucia. Justo al lado está la Piazzale Roma (la plaza donde termina el Puente de la Libertad y donde se encuentran la estación de autobuses). Delante de esta estación encontráis distintos servicios que os llevarán hasta el centro de Venecia, pero caminando se tardan unos 20 minutos por lo que es una muy buena opción para ya ir conociendo la ciudad.

¿Os atrevéis a perderos por la ciudad de los canales y a enamoraros de ella?

Si queréis seguir de cerca mis aventuras, seguidme en INSTAGRAM y TWITTER y ¡que nunca os falten motivos para viajar!

Ray

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: