Irlanda

¡Celebra St. Patrick en Dublín!

¡Hola viajeros!

He visto que muchos estáis interesados en saber cómo es la gran celebración del año en Dublín: St. Patrick! el patrón de la ciudad. Así que aprovechándolo he querido contaros mi experiencia aquí en el blog ya que aún no lo había hecho hasta ahora. Aunque ya os adelanto: experiencia super recomendable que hay que vivir al menos una vez en la vida!! Así que si tenéis la oportunidad ¡no lo dudéis!

Este viaje lo hice un mi hermana en marzo de 2017 que es cuando se celebra St. Patrick’s Day (Día de San Patricio), concretamente el día 17. Ese año cayó un viernes y, como ninguna de las dos habíamos estado aún, fuimos el jueves anterior para así aprovechar para conocer un poco la ciudad antes de que llegara el día grande. Aunque sinceramente no vimos mucho, ya que cogimos un bus turístico que nos llevó directamente a la Fábrica de la Guiness (pinchad aquí para saber más) y lo que pudimos ver de la ciudad fue subidas en el bus… así que tengo pendiente visita a Dublín para conocerla mejor :'(

St. Patrick’s Day

Como cada 17 de marzo, los irlandeses salen a la calle para celebrar el Día de San Patricio, el patrón de la ciudad, y para “difundir la suerte” y nosotras no íbamos a ser menos 🙂

Pero ¿por qué se celebra? San Patricio (St. Patrick) nació en Escocia y fue secuestrado por piratas irlandeses a sus 16 años y le vendieron como esclavo. Consiguió fugarse y se marchó a Francia, se hizo sacerdote y con 46 años de edad decidió volver a Irlanda para evangelizar a los irlandeses, donde permaneció hasta su muerte el 17 de marzo del año 461.

Para rendirle homenaje, desde semanas previas al evento y especialmente cada 17 de marzo, calles, tiendas, personas y cada rincón de la ciudad (y cuando digo cada rincón es c-a-d-a rincón) se llenan de dibujos de tréboles de 3 hojas, en todas las formas que os podéis imaginar, para así poder regalar suerte para todos. Desde muy temprano la gente empieza a salir a las calles y se suman al tradicional desfile que recorre el centro de la ciudad.

Junto a los tréboles, banderas de Irlanda invaden Dublín. Sus colores se estampan en todo tipo de objetos y superficies, y es que en Dublín parece ser que hay una norma: si los colores de la bandera no están en todos los sitios no es San Patricio, y esta norma la cumplen a rajatabla. Si es que cuando toca, los irlandeses saben celebrarlo, pero bien.

Lo mejor de todo esto es que bastarán unas horas en la capital irlandesa para convertiros en un irish más. Querréis compraros cualquier cosa que lleve su bandera y uno, dos, tres tréboles, nunca serán suficientes. Y que no falte el típico “gorro Guinness“. Si es que esta fiesta es para vivirla por todo lo alto y, si nos lo dicen ellos mismos, ¿por qué vamos a quitarles la razón? 😛

Como cualquier evento importante, las calles se llenan de gente pero no es demasiado agobiante (por lo menos cuando yo fui, igual el mal tiempo también tuvo la culpa), y que lo diga yo que odio la multitud pues ¡tiene mérito! Así que es una fiesta que se puede disfrutar muy bien. Eso sí, los locales suelen estar llenos.

A diferencia de lo que ocurre en España, en Dublín está prohibido beber en las calles y hacer botellón. Por lo que os recomiendo que no vayáis con esta idea de “fiesta barata” allí: si queréis tomar algo os tocará pagar los 5, 6, 7 euros o lo que os puede llegar a costar una pinta allí, sobre todo ese día en que encarecen mucho más todo de lo que ya es… La zona con más ambiente, fiesta y gente joven es la del Temple Bar. Si queréis estar tranquilos, alejaros un poco y podéis tomar alguna caña en un sitio con ambiente pero sin tanta gente.

Otras recomendaciones y consejos para hacer de vuestra visita inolvidable

Si os apetece alargar la noche y sin gastar ni un euro, os recomiendo la discoteca Latin Fever, donde ponen música latina y de perreo del bueno, por lo que si os apetece moveros un poco este es un buen sitio con muy buen ambiente.

Si tenéis tiempo y no habéis estado nunca en Dublín, probad el tradicional café irlandés. Consiste en la mezcla de café, whisky irlandés, azúcar moreno y nata montada. Como buena amante del café ¡a mí me encantó!

Presupuesto de vuelos y alojamiento

Dublín se conoce por ser una de las ciudades más caras de Europa. Y aunque sí es cierto que podremos encontrar precios muy asequibles, en estas fechas suelen estar por las nubes, sobre todo lo que a alojamientos se refiere. Por lo que recomiendo que cojáis tanto vuelo como alojamiento con suficiente antelación y así poder ahorrar y también aseguraros de tener un lugar para poder dormir, ya que suelen estar muy llenos todos los sitios en estas fechas.

Vuelo: 45 € i/v desde Londres con Ryanair (volamos desde Londres porque era donde residíamos en su momento).

Albergue: Abrahams Hostel. 45 € noche por persona (solo estuvimos una noche, la segunda la pasamos en el aeropuerto porque nos salía el vuelo muy temprano y no nos valía la pena pagar este precio para apenas dormir). Bastante caro para lo que era (creo que también es porque inflan los precios en estas fechas), porque no dejaba de ser una cama en habitación compartida con otras 8 camas en un albergue. Pero tengo que decir que el alojamiento estaba muy bien, muy céntrico y tenía muy buen ambiente. El día de San Patricio repartieron vasos de cerveza gratis a todos los huéspedes. Muy majos. Os dejo el link por si os encaja bien. Y aquí si queréis un descuento del 15€ en vuestra próxima reserva en booking.com.

¿Cómo llegar del aeropuerto al centro de Dublín?

Hay varias opciones, las mejores son coger o bien el bus de servicio especial, AirLink Express, que va desde y hacia el aeropuerto y que tiene varias paradas, o un bus urbano normal que también sale desde el aeropuerto hacia la ciudad, y viceversa.

La duración aproximada de ambos es de unos 45 minutos. Lo mejor es que comprobéis la ubicación de vuestro alojamiento y ver qué parada y qué servicio os conviene más (Google Maps es el mejor ayudante en este aspecto). En el caso del autobús del aeropuerto, el precio son unos 7 euros el viaje y el autobús urbano menos de 4 euros. Nosotras por ejemplo teníamos la parada del urbano al lado del albergue por lo que nos vino genial.

La celebración de San Patricio se hace cada año en muchos lugares del mundo, pero vivir esta experiencia en Dublín es simplemente genial y única, por lo que es buena idea aprovechar para conocerla en estas fechas, aunque los precios sean más caros de lo normal. ¡Así que espero que os animéis a celebrar St. Patrick en Dublín! ¿Os animáis a celebrarlo como un irlandés más?

Si me he dejado algún detalle importante en el tintero, dejadme un comentario con vuestras dudas.

¡Saludos, viajeros!

Ray

 

¿Necesitáis un seguro de viaje para vivir vuestra experiencia al máximo sin preocuparos por nada? Aquí tenéis este super descuento. Contratándolo por aquí también aportáis vuestro granito de arena a que 101 motivos para viajar siga existiendo 🙂


 

101 motivos para viajar

¡Hola! Soy Ray. Periodista. Viajo desde mi primer año de vida, pero lo empiezo a contar solo a partir del año 2014, cuando nace 101 motivos para viajar. ¿Te unes a esta aventura interminable?

También te puede interesar...

Deja un comentario

2018 Copyright 101 motivos para viajar. por Blossom Themes.Funciona con WordPress .
ARRIBA