República Checa

24 horas en la capital checa, Praga

Situada a orillas del río Moldava, Praga, capital de República Checa y de la región de Bohemia, es la ciudad más poblada del país, con aproximadamente 1.2 millones de habitantes, y la séptima de Europa Central. En 1992 su casco histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Su belleza y patrimonio histórico la convierten en una de las veinte ciudades más visitadas del mundo y sus características la sitúan a la altura de otras tan importantes como Roma, Atenas o Berlín. Pese a haber sufrido las dos guerras mundiales en el siglo XX y, principalmente, la dictadura nazi, quedándose así dentro de la esfera de influencia soviética, hoy en día es una de las ciudades más bellas del mundo (aunque en mi opinión es muy ‘oscura’ debido al estilo gótico de sus principales monumentos) y consigue reflejar su historia en todos sus rincones.

La capital checa no es muy grande en extensión por lo que podemos visitar sus principales puntos turísticos (que se concentran en el centro en torno a la antigua ciudad medieval) en tan solo un día, por lo que es ideal para los que no disponen de mucho tiempo.

En nuestro recorrido, partiremos de Ciudad Nueva (‘Nove Mesto’), en la Plaza de Wenceslao, considerada como el punto central de la ciudad. Desde ella subiremos a la icónica Plaza de la Ciudad Vieja, uno de los puntos más conocidos y por lo tanto de mayor interés turístico de Praga. En esta plaza, los principales edificios que os podéis encontrar son:

1- La Iglesia de Nuestra Señora de Týn

Es el mayor símbolo del estilo gótico de Praga. Sus dos torres, que superan los 80 metros de altura, con sus características afiladas puntas invaden el cielo de la capital checa para impresionar a todo aquel que se acerque por allí.

2- La Iglesia de San Nicolás

Está considerada la obra maestra del barroco. Su torre de 65 metros de altura permite que disfrutemos desde ella de unas estupendas vistas de toda la ciudad. Su interior es puro arte, por lo que vale la pena visitar su interior.

3- El Ayuntamiento de la Ciudad Vieja

Es uno de los edificios de la Plaza de la Ciudad Vieja que más miradas atrae gracias a que en él se encuentra el impresionante Reloj Astronómico de Praga. Una estampa que estaréis acostumbrados a ver en cualquier foto o postal de la ciudad. Y es que no es para menos. Por un lado, el edificio destaca por su llamativa torre gótica de 60 metros de altura, desde donde obtendremos espectaculares vistas de la ciudad. Por otro, el reloj astronómico acapara todas las miradas: es el reloj medieval más antiguo y más famoso del mundo.

 


Reloj Astronómico de Praga

Fue construido en 1410 por el maestro relojero Hanus y más tarde perfeccionado por Jan Taborsky en el siglo XVI. La obra es tan impresionante que dice la leyenda que para que Hanus no la repitiera, le dejaron ciego. Se compone de tres partes:

1- El calendario de Josef Mánes

La esfera inferior de la Torre del Reloj representa los meses del año a partir de pinturas realizadas por el propio Josef Mánes. También podemos ver los signos del zodiaco y el Escudo de Armas de la Ciudad Vieja en el centro del mismo. Asimismo, el calendario tiene cuatro pequeñas esculturas: un filósofo, un ángel, un astrónomo y un orador.

2- El Reloj Astronómico

La esfera superior de la Torre del Reloj es el Reloj Astronómico propiamente dicho. Su función, como su propio nombre indica, era la de representar las órbitas del sol y de la luna.

3- Las figuras animadas

Cada vez que el reloj marca la hora en punto, en las ventanas superiores del mismo se da lugar al desfile de los doce apóstoles a los que se suman cuatro figuras adicionales: el Turco, la Avaricia, la Vanidad y la Muerte, siendo esta última un esqueleto que marca el inicio del desfile.


 

Desde esta plaza, la próxima parada será el Puente de Carlos que, con más de 500 metros de largo y 10 de ancho, es el más transitado y fotografiado de la ciudad. Este puente comunica Stare Mesto (Ciudad Vieja) con Mala Strana (Ciudad Pequeña). A lo largo del mismo encontramos un total de 30 estatuas de importantes personalidades situadas a ambos lados de éste.

Puente de Carlos
Torre de la Pólvora

Después de haber cruzado el puente, seguimos hasta encontrarnos con la Torre de la Pólvora, que es la puerta que da acceso a la Ciudad Vieja y originalmente considerada como una de las puertas a la ciudad. Atravesándola, y guiados por las señales que nos encontraremos por el camino, tendremos acceso al Castillo de PragaEste fue construido en el siglo IX y es el más grande del mundo y el más importante de los monumentos del país. Desde él disfrutaremos de las mejores panorámicas de la localidad checa.

 

Al contrario que los típicos castillos medievales a los que estamos acostumbrados, el Castillo de Praga está compuesto por palacios y edificios conectados por bonitas y pequeñas callejuelas. Si sois de los que os gusta mucho visitar este tipo de monumentos os aconsejo que planeéis bien vuestra visita, sobre todo si tenéis poco tiempo, ya que el recorrido os puede llevar varias horas. Algunos de los principales puntos a visitar son: la Catedral de San Vito, el Callejón del Oro, el Antiguo Palacio Real, la Basílica y el Convento de San Jorge.

Catedral de San Vito

 

Antiguo Palacio Real

Después del castillo, y a aquellos que les interese, pueden acercarse al Barrio judío Josefov. La visita empieza desde el cementerio judío pasando por las 6 sinagogas que hay para visitar.

Entre tanto turisteo seguro que os entra hambre ¡y sed! No os preocupéis, ya que encontraréis una gran oferta gastronómica por toda la ciudad y por precios bastante asequibles tirando a muy baratos, como bien nos gusta, ya que Praga no es una ciudad nada cara. ¡Ah! y no dejéis de probar la cerveza checa, de muy buena calidad. La moneda checa es la corona, y un euro equivale aproximadamente a 27 coronas.

 

¿Qué os ha parecido esta guía express para visitar Praga?

¿Habéis estado? ¿Añadiríais algo más?

¿Necesitáis un seguro de viaje para vivir vuestra experiencia al máximo sin preocuparos por nada? Aquí tenéis este super descuento. Contratándolo por aquí también aportáis vuestro granito de arena a que 101 motivos para viajar siga existiendo 🙂


 

Nos leemos en el próximo post, viajeros.

¡Saludos!

Ray

101 motivos para viajar

¡Hola! Soy Ray. Periodista. Viajo desde mi primer año de vida, pero lo empiezo a contar solo a partir del año 2014, cuando nace 101 motivos para viajar. ¿Te unes a esta aventura interminable?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.